Cómo empezar a entrenar running: todo lo que necesitas saber

¿Has pensado en empezar a entrenar running pero no sabes por dónde empezar? ¡No te preocupes! En este artículo te contaremos todo lo que necesitas saber para empezar tu entrenamiento de running de forma efectiva y sin lesionarte.

Cómo empezar a entrenar running

Busca un entrenador de running

Antes de empezar a entrenar, lo ideal es que busques un entrenador de running. Un buen entrenador te ayudará a diseñar un plan de entrenamiento personalizado, adaptado a tus necesidades y objetivos.

BlueGold Training te proponemos unirte a nuestro club de Running, nos puedes llamar o escribirnos para informarte. ¡Te esperamos!

Únete a un club de running

Si prefieres entrenar en grupo, puedes unirte a un club de running. El Club de Running BlueGold Training, por ejemplo, es una excelente opción. En un club de running encontrarás motivación, apoyo y compañía, lo que hará que tu entrenamiento sea más ameno y divertido.

Prepara tu equipamiento

Antes de empezar a entrenar, asegúrate de contar con un buen equipamiento. Lo ideal es que te hagas con unas zapatillas de running de buena calidad y que te ajusten correctamente. Además, es recomendable que uses ropa transpirable y cómoda.

Empieza poco a poco

Uno de los errores más comunes al empezar a entrenar running es querer hacer demasiado en poco tiempo. Lo ideal es empezar poco a poco, con entrenamientos cortos y a una intensidad moderada. A medida que vayas ganando forma física, podrás ir aumentando la duración y la intensidad de tus entrenamientos.

Calienta y estira adecuadamente

Antes de empezar cualquier entrenamiento, es fundamental que hagas un buen calentamiento y unos estiramientos adecuados. El calentamiento debe incluir ejercicios de movilidad articular y unos minutos de trote suave. Los estiramientos deben realizarse después del entrenamiento, cuando los músculos están calientes.

Controla tu progreso

Llevar un registro de tu progreso te ayudará a mantener la motivación y a ver los avances que vas haciendo. Puedes llevar un diario de entrenamiento en el que anotes la distancia recorrida, el tiempo empleado, la intensidad del entrenamiento, etc.

Descansa y recupérate

El descanso y la recuperación son fundamentales en cualquier plan de entrenamiento. Asegúrate de dejar días de descanso entre entrenamientos y de dormir las horas necesarias para recuperar bien. También puedes incluir en tu rutina de entrenamiento ejercicios de movilidad y de estiramientos suaves para ayudar a la recuperación muscular.

Conclusión

En conclusión, empezar a entrenar running puede parecer difícil al principio, pero con estos consejos y la ayuda de un buen entrenador de running o de un club de running, podrás hacerlo de forma efectiva y sin lesionarte. Recuerda empezar poco a poco, controlar tu progreso y descansar y recuperarte adecuadamente. ¡Ánimo y a correr!

¡Compártelo en redes!